Sin identidad - Serie Tv (Drama, suspense)

serie de TV Sin identidad
Los derechos de las imágenes pertenece a sus respectivos autores, distribuidoras/productoras.
Sin identidadDrama, SuspenseEspaña 2014 - 20152 temporadas (23 capítulos)80 min. (aprox.)Antena 3
Recomendar desde Facebook Recomendar desde Twitter Enviar a meneame Enviar a meneame Compartir en Google+ Pint It Enviar a un amigoSin identidad es el título de una serie de televisión de origen español que comenzó a emitirse en Antena 3 (Grupo Atresmedia) en mayo de 2014. Cuenta con un reparto de lujo y ha tenido, en su momento, uno de los estrenos más vistos de la historia de la televisión actual en cuanto a series de televisión se refiere.

La serie cuenta la historia de María Fuentes Vergel (interpretada por Megan Montaner), una chica que nos cuenta una historia que ha estado y está muy presente en la problemática actual de nuestro país: la de los niños robados. Haciéndose eco del éxito de otras series con esta trama, en Sin identidad, la historia de María Fuentes nos obliga a pensar sobre los conventos, los niños perdidos, las adopciones no legítimas y todos los asuntos que, fuera de los márgenes de la legalidad, tuvieron lugar en nuestro país durante la dictadura y en los primeros quince o veinte años de nuestra democracia.

Tras algunas investigaciones médicas y documentales, María comienza a sospechar que no es la hija biológica de Francisco José Fuentes (Jordi Rebellón) y Luisa Vergel (Lydia Bosch), sino que durante toda su vida han estado engañándola. Así, con la ayuda de un conocido algo extraño, pero muy amante de la informática, Pablo (Eloy Azorín), María comienza a encontrarse con su pasado y con sus verdaderos orígenes. Esta aventura la llevará a replantearse su vida, a distanciarse de su familia durante diez largos años y a regresar de un lugar escondido del mundo para descubrir realmente quién es y de dónde proviene.

Toda la serie está envuelta en un halo de misterio que parece alejarnos de la realidad, pero lo cierto es que Sin identidad nos habla de un problema muy grave de sociedades como la española y la argentina, donde determinadas personas en un momento concreto decidían si merecías criar al hijo que habías gestado o si, por el contrario, una buena suma de dinero era capaz de arrancártelo de los brazos y de fingir un entierro.

Publicidad
Envia tu carta al Rey Baltasar
Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información