Yo soy Betty, la fea - Serie Tv (Telenovela, comedia, drama)

serie de TV Yo soy Betty, la fea
Los derechos de las imágenes pertenece a sus respectivos autores, distribuidoras/productoras.
Yo soy Betty, la feaDrama, Comedia, Telenovela/SerialColombia 1999 - 20011 temporadas (169 capítulos)60 min. (aprox.)Canal RCN
Recomendar desde Facebook Recomendar desde Twitter Enviar a meneame Enviar a meneame Compartir en Google+ Pint It Enviar a un amigoYo soy Betty, la fea es el título de una telenovela de origen colombiano. La serie cuenta la historia de Beatriz Aurora Pinzón Solano (interpretada por Ana María Orozco) es una chica licenciada en Economía. Tiene un expediente brillante y, por ese motivo, aunque no tiene mucha idea del mundo de la moda, entra a formar parte de la empresa Ecomoda siendo muy joven. A pesar de su juventud, lo cierto es que Beatriz Aurora (conocida mejor como Betty) no es una mujer a la que le guste en exceso maquillarse, vestirse de un modo de determinado o llevar peinados a la última. Lo cierto es que, aunque realmente no es una mujer fea, el desaliño y el desarreglo que la caracterizan hacen que todo el mundo la considere como una mujer fea.

En la empresa, Betty comienza a trabajar como secretaria del director de la empresa, Armando Mendoza (Jorge Enrique Abello), hijo del ya retirado fundador Roberto Mendoza. Armando es un hombre muy mujeriego, que actualmente está comprometido con Marcela Valencia (Natalia Ramírez), hija de otro de los fundadores de la empresa, Julio Valencia. Aunque parece que en un primer momento Betty y Armando vayan a tener sólo una fría relación de trabajo, lo cierto es que entre los dos parece que va surgiendo una bonita amistad que favorecerá el hecho de que Betty gane confianza en sí misma y de que, finalmente, se acepte como la mujer maravillosa que es. Esta amistad, además, se irá tornando por parte de Betty en un amor que siempre creerá como no correspondido, y que no le hará mucho más cómoda su vida dentro de la empresa. No obstante, Armando se enamora de Betty, pero, al ser un hombre bastante machista y descortés con las mujeres, esto no implica que no se burle de ella, quedando delante de sus amigos como un hombre sin escrúpulos aunque, por dentro, su corazón le esté gritando que realmente no está enamorado de la señorita Valencia, sino que siente una pasión ciega y muda por esa muchachita que a todo el mundo le parece tan fea, pero que tiene, en su interior, un corazón enorme.

Así las cosas, finalmente podremos ver cómo Armando se libra del escudo que lo obligaba a comportarse como quien no era y se deja llevar por el corazón, un elemento que, queramos o no, no deja de ser el arma más peligrosa que tenemos.

Publicidad
Turismo en Londres
Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información